EL ÚLTIMO CATÓN

07 mayo 2016

¡Hola a todos! ¿Como estáis? Actualmente estoy leyéndome El espejo, de la editorial Éride, pero es muy largo y la reseña aún tardará unos días en llegar. De momento, solo diré que me está gustando bastante. Mientras tanto, os traigo la reseña de uno de mis libros favoritos (y que he vuelto a leer recientemente), que es El último catón, de mi amada Matilde Asensi. Si os gusta, ahora también tenéis la segunda parte, que es El regreso del catón (2015).

Una monja paleógrafa que trabaja en el Archivo Secreto del Vaticano, un arqueólogo de Alejandría y un capitán de la Guardia Suiza vaticana se someterán a siete pruebas basadas en los siete pecados capitales, que pondrán en juego sus vidas y les harán descubrir secretos escondidos en Roma, Rávena, Jersualén, Atenas, Estambul, Alejandría y Antioquía.

Ottavia Salina, nuestra protagonista, es monja y directora del Laboratorio de Restauración y Paleografía del Archivo Secreto del Vaticano. Por orden de las altas jerarquías de la Iglesia, y junto al capitán de la guardia Suiza, Kaspar, y el experto en historia y paleografía bizantina, Farag, se verá inmersa en una gran aventura que la llevará por distintos países del mundo en busca de la Vera Cruz, la cruz en la que Jesús fue crucificado. Pero como bien narra la contraportada del libro, la búsqueda no será fácil, y tendrán que superar siete pruebas basadas en los siete pecados capitales para así encontrar a la secta religiosa secreta de los Staurofílakes (que ha estado robando los distintos fragmentos de la Vera Cruz).

¿Por qué creemos que vivimos nuestras vidas —dije, al fin—, cuando son nuestras vidas las que nos viven a nosotros?

El personaje de Ottavia me ha enamorado. Puede que por su inteligencia y su gran capacidad de razonamiento, por su valentía, o por lo divertida que puede llegar a ser. No lo sé. Pero lo que tengo claro es que me ha gustado mucho su evolución a lo largo del libro. Pasa de ser una monja acostumbrada a una vida recatada y monótona, a convertirse en una mujer aventurera y resuelta. Además, la historia se hace incluso más interesante cuando empieza a cuestionar su amor por Dios. Pero no voy a contar nada más para no arruinaros una parte clave de la historia de esta admirable mujer. Otro personaje que me ha gustado mucho es el del capitán Kaspar Glauser-Röist, ya que Matilde nos lo presenta como un hombre muy duro e impenetrable (de hecho Ottavia le pone el apodo de 'la roca'), y sin embargo acabas por cogerle mucho cariño.

Otra cosa que me ha gustado mucho es el papel que tiene La Divina Comedia, de Dante Alighieri, en el argumento. Descubrí este apasionante libro en segundo de bachiller, en clase de literatura universal, y me gustó desde el principio. En El último catón, aparece como la clave definitiva para poder sobrevivir a las siete pruebas que tienen que superar los protagonistas. De este modo, el libro presenta algunas de sus estrofas, que Ottavia (junto a sus compañeros) tendrá que descifrar y encontrar el significado oculto en sus palabras.

Uno mis grandes pecados es el orgullo, lo reconozco, el orgullo en todas sus variaciones de arrogancia, vanidad, soberbia… Nunca me arrepentiré lo suficiente ni haré la suficiente penitencia, pero soy incapaz de rechazar un desafío o de amilanarme ante una provocación que ponga en duda mi inteligencia o mis conocimientos.


En definitiva, El último catón es un libro de aventuras, con una fuerte base histórica, que te hará viajar de un lado a otro junto a sus protagonistas, que te emocionará y te hará sufrir, pero sobretodo que te hará disfrutar con una de las grandes aventuras de nuestra literatura española. Por descontado que os recomiendo el libro, de hecho lo voy a considerar como un must-read.