ESPÍAS (2015)

02 julio 2015

Epías se estrenó en España el 26 de junio de este año. Es una brillante comedia de acción estadounidense dirigida por Paul Feig y protagonizada por una grande de la comedia, Melissa McCarthy, que comparte pantalla con Jason Statham, Rose Byrne y Jude Law, entre otros.

La película comienza con el agente Bradley Fine en medio de una misión, que es ayudado (a través de un pinganillo) por la analista de la CIA Susan Cooper. Sin embargo, el agente Bradley mata por accidente a su objetivo, y la hija de éste es la única que sabe donde se encuentra un arma nuclear que la CIA intenta recuperar. Más tarde, Rayna Boyanov, la hija, mata al agente Bradley e informa que tiene fichados a los agentes de la CIA que están en activo. Por tanto, la directora de la CIA (interpretada por Allison Janney) decide enviar a Susan tras el objetivo con la única misión de informar de sus movimientos. Sin embargo, para Susan, que siempre ha trabajado tras su escritorio y nunca ha entrado en acción, las cosas se complicarán y se verá involucrada de pleno en la trama mafiosa.

En mi opinión, los actores hacen un trabajo increíble. En una comedia, el objetivo principal siempre debería ser el arrancar una carcajada del espectador, y estos actores lo consiguen (también gracias al director y guionista, obviamente). Sin ninguna clase de duda, lo mejor de la película (lo más divertido) es el personaje que encarna Melissa McCarthy. A mí, personalmente, me hacía tanta gracia el personaje que me reía con cualquier cosa que hiciera (y no soy el único). De hecho, cuando fui a ver la película al cine, todos en la sala reímos y aplaudimos en algún momento.

Lo que más me gusta de la película es que albergue todos los elementos necesarios para una buena película de espías con los elementos necesarios para una buena comedia. El director combina a la perfección la elegancia, el glamour y el lujo con la ordinariez y la vulgaridad.

Si hay algo que no me acaba es el personaje de Jason Statham, que me parece totalmente prescindible. Sin embargo, hacía tiempo que no me reía tanto con una película, por lo que se la recomiendo a todos aquellos que quieran disfrutar de una buena comedia. En mi caso, estuve riendo (y cuando no sonriendo) durante toda la película. La puntúo con un 8,75/10.